Balance y propósitos de todo fin e inicio de año

Época de Balance y propósitos

Típico de estas fechas es hacer Balance del ciclo que concluye y expresar los propósitos renovados para el nuevo año.

balance-propositos-fin-inicio

Quien de nosotros no se ha sentido tentado en meditar sobre los puntos a favor y en contra de un ciclo. Pensar en lo bueno y en lo malo al finalizar un período de nuestra vida.

Es de lo más natural realizar un Balance de lo vivido, como también es natural, expresar propuestas para el nuevo tiempo que vendrá, como una forma de concretar lo que deseamos alcanzar.

El fin y el comienzo de un nuevo año es un momento ideal para valorar lo realizado y renovar nuestros esfuerzos para alcanzar nuestros sueños.

También te podría interesar:

Realidad de un Balance y de los propósitos

Es un buen ejercicio realizar nuestro Balance anual, tomarnos el tiempo necesario y con tranquilidad, valorar lo que hemos vivido.

Recordar como fue el año, como lo comenzamos y como lo terminamos, cuales fueron las vivencias mas importantes y cuales las no tan importantes, que fue lo bueno y lo malo, donde estábamos y donde estamos. No es, ni mas ni menos, que comparar el antes con el después.

Para hacer nuestro Balance, debemos recordar cuales fueron nuestras intenciones al comenzar y preguntarnos donde estamos respecto a lo que deseábamos alcanzar o lograr.

El final de un ciclo, es el momento ideal para hacer cierre y contrastar cuanto nos hemos acercado a lo que queríamos ser y hacer.

No dudemos ni un minuto, realizar nuestro Balance del año, es un ejercicio necesario que nos ayudará a centrarnos en alcanzar lo que deseamos ser y hacer.

Haciendo Balance y nuevos Propósitos

En primer lugar es bueno que nos tomemos nuestro tiempo para expresar nuestros propósitos para el año que comienza en breve. Es importante no tomarnos a la ligera esta oportunidad de plantearnos como vivir este nuevo año.

En este momento el nuevo año es como una página en blanco y de nosotros depende como comenzar a llenarla.

balance-propositos-fin-inicio

Si queremos un buen año, por lo menos a lo que de nosotros depende, tenemos que saber en concreto que es lo que queremos alcanzar. Concretando nuestras expectativas, podremos centrarnos en como alcanzarlas. De esta forma, enfocaremos todo nuestro potencial personal en ello y seremos imparables a la hora de lograr nuestros propósitos.

Los propósitos para el nuevo año pueden ser continuación de los del año anterior, pueden expresar el deseo de terminar algo que no pudimos cerrar en este ciclo o pueden ser nuevos deseos que fuimos descubriendo durante el año que termina.

Es ideal hacer una lista de los propósitos para el nuevo ciclo, si están por escrito perdurarán en el tiempo. Debemos priorizarlos, incluyendo solo aquellos que dependan de nosotros. No son validos los propósitos con condiciones o que dependan de otros. Nuestros propósitos solo deben depender de nuestro esfuerzo personal.

Nuestros propósitos deben ser planteados como objetivos en toda regla. Deberán ser específicos, medibles, alcanzables, realistas y limitados en el tiempo. No es buena idea plantear inalcanzables como querer volar siendo que no somos pájaros y encima tenemos vértigo. Cualquier propósito debe ser fácilmente medible, no diremos mejoraremos el nivel de tal idioma, expresaremos el propósito diciendo, me esforzaré para alcanzar una determinada certificación en ese idioma en un plazo de 6 meses. Todo propósito debe estar acotado en el tiempo, por ello debemos expresar que alcanzaremos y en cuanto tiempo.

Esta infografía puede ayudarnos a la hora de definir los objetivos que queremos alcanzar. Vía.

balance-propositos-fin-inicio

Si claramente expresamos nuestros propósitos, estaremos en condiciones de realizar un claro Balance para saber que tan cerca o lejos estamos de lo que deseamos ser y hacer.

Cuando realicemos nuestro Balance personal, seamos lo más realistas y sinceros posible con nosotros mismos, valoremos realmente lo alcanzado comparándolo con lo que deseábamos alcanzar.

balance-propositos-fin-inicio

Si este fin de año nos sorprende alejados de los propósitos que expresamos al iniciar el año, en primer lugar, nunca será valido buscar excusas y mucho menos buscar culpables fuera de nosotros. Aprovechemos todas nuestras energías y reflexionemos sobre lo que debemos hacer para que no nos ocurra lo mismo en el próximo año. Como una ayuda, repasemos los propósitos que no cumplimos y valoremos si fuimos realistas al expresarlos según nuestras capacidades y si pusimos todo nuestro empeño para lograrlos.

Si en cambio, hemos sido capaces de alcanzar aquellos que nos propusimos al iniciar el año, ¡Enhorabuena! y a redoblar los esfuerzos para alcanzar todo aquello que deseamos en el próximo año.

Nunca hay que olvidar que para cumplir cualquier propósito, debemos poner todo de nuestra parte, esforzándonos día tras día. Nada se consigue sin el esfuerzo personal.

Tampoco es valido que nuestros propósitos sean mediocres, sean de los fáciles. Nuestros propósitos deben plantearnos verdaderos desafíos, de esta manera lograremos superarnos año tras año para lograr realizar nuestros sueños y alcanzar nuestra felicidad.

¿En tu caso, realizas un balance y expresas nuevos propósitos en estos momentos, cómo lo haces? Espero tus comentarios y si te parece interesante, compártelo. Gracias y os deseo un Feliz y Próspero Año Nuevo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>